CÓMO PROTEGER A TU PERRO DE LA OLA DE CALOR Y EL SOFOCANTE VERANO

Problemas de salud más comunes de los perros en verano

Como sabemos la temporada de verano puede afectar la salud de tu perro,sobre todo ante una ola de calor.

Deshidratación

La deshidratación es un problema muy común en los perros durante la temporada de verano. El perro se deshidrata debido a la escasez de agua en el cuerpo. Si su perro está deshidratado, notará síntomas como letargo, debilidad, dificultad para respirar, piel seca y encías pegajosas.

Si crees que tu perro está sufriendo una deshidratación, dale de beber agua fría con hielo. Haga ejercicio con su perro a primera hora de la mañana o última hora de la tarde para evitar las horas de más calor del día.

Quemaduras de sol

Las quemaduras solares son el problema más común en los humanos durante los veranos, pero también afectan a los perros. Un perro de pelo corto y claro en la cara tiene más riesgo de sufrir quemaduras solares. Para evitar las quemaduras solares, los propietarios deben mantenerlas bajo una sombra fresca. También puede utilizar lociones de protección solar para mascotas en sus patas y zonas de piel expuestas. Intente evitar las horas de más sol en el exterior.

Golpe de calor

Los perros mayores y los que tienen un poco de sobrepeso corren un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor en verano. Puede minimizar las posibilidades de sufrir un golpe de calor manteniendo a su perro fresco. Puedes ofrecerle agua fría y mantenerlos en la sombra fresca. Como los perros no sudan como los humanos, necesitan un aseo oportuno para regular su temperatura corporal,puedes mojarles con la manguera en el jardín o con una botella de agua cuando le lleves de paseo.

Para ellos, los días calurosos y húmedos siempre supondrán un mayor peligro.

Cómo detectar y prevenir los golpes de calor en los perros

Es importante recordar que los perros son vulnerables a las lesiones y enfermedades relacionadas con el calor. En verano, los perros corren más riesgo de padecer enfermedades como la deshidratación, las quemaduras solares, las quemaduras en las almohadillas de los pies y los golpes de calor.

El golpe de calor, que puede provocar fallos orgánicos, convulsiones, daños cerebrales, hemorragias, ceguera, convulsiones e incluso la muerte, puede ser la afección más peligrosa de la que tenga que preocuparse su perro.

Esto es lo que debes saber sobre el golpe de calor en los perros y cómo puedes prevenirlo:

El golpe de calor comienza con el agotamiento por calor

El golpe de calor y el agotamiento por calor son situaciones peligrosas para cualquier perro. El agotamiento por calor suele ser la fase inicial en la que el perro empieza a sobrecalentarse.

A menudo se pueden remediar los efectos tomando medidas inmediatas para reducir la temperatura corporal de los animales y prevenir el golpe de calor, que es más mortal.

Los síntomas del agotamiento por calor pueden incluir:

  • Diarrea
  • Náuseas y vómitos
  • Jadeo rápido
  • Enrojecimiento de la piel en el interior de las orejas

Si observa estos síntomas, lleve a su perro rápidamente a una zona más fresca, como un sótano o cerca de un ventilador, y ofrézcale agua fresca (puedes poner en su plato del agua un hielo para que siempre esté fresca y le den ganas de beber).

Golpe de calor: Los síntomas y los perros que corren riesgo

El golpe de calor se produce cuando los mecanismos corporales normales de los perros no pueden mantener la temperatura corporal en un rango seguro. Los perros sólo sudan por las patas, y el jadeo no siempre puede enfriar completamente a un perro cuando está sobrecalentado.

Una temperatura corporal superior es mortal y requiere asistencia veterinaria inmediata.

Los signos de un golpe de calor son los siguientes:

  • Jadeo rápido
  • Lengua roja y brillante
  • Encías rojas o pálidas
  • Saliva espesa y pegajosa
  • Depresión
  • Debilidad y mareos
  • Vómitos, a veces con sangre
  • Diarrea
  • Shock
  • Coma

Cualquier animal que no pueda refrescarse corre el riesgo de sufrir un golpe de calor, pero algunas razas y perros con ciertas condiciones son más susceptibles. Las enfermedades cardíacas, la obesidad, la edad avanzada o los problemas respiratorios aumentan el riesgo de que el perro sufra un golpe de calor, y para estos animales, incluso las actividades normales con calor intenso pueden ser perjudiciales.

Los perros con el hocico más corto, como los Pugs o los Bulldogs, tienen más dificultades para expulsar el calor corporal, y algunas razas no toleran el calor tan bien como otras. Este grupo incluye a los Bulldogs ingleses y franceses, los Boxers, los San Bernardos, los Pugs y los Shih Tzus.

Cómo proteger a tu perro de un golpe de calor en verano

  • Cuando la temperatura sea alta, no dejes que tu perro permanezca en superficies calientes como el asfalto y el cemento, el suelo puede calentar su cuerpo rápidamente y además es una invitación a las quemaduras en las sensibles almohadillas de las patas. Reduce al mínimo los paseos por estas superficies.
  • Proporcione acceso a agua fresca en todo momento, incluso en el exterior,asegúrate de que tenga acceso a sombra y a abundante agua fresca.
  • Restringe el ejercicio cuando las temperaturas se disparen, y no le pongas bozal ya que inhibe su capacidad de jadear (la manera que tiene el perro de regular su temperatura corporal).
  • Muchos perros disfrutan nadando, chapoteando en una piscina infantil o corriendo por un aspersor cuando hace calor. Esto puede ayudar a bajar la temperatura corporal.
  • No dejes NUNCA a tu peludo en un coche aparcado, ni siquiera si aparcas a la sombra o piensas estar fuera sólo unos minutos. La temperatura en el interior de un coche puede alcanzar temperaturas similares a las de un horno en cuestión de minutos, a menudo por encima de los 140 grados, puede convertirse en un desastre y ser fatal para tu perro.

¿Qué hacer si tu perro sufre un golpe de calor?

Si sospechas que tu perro está sufriendo un golpe de calor, una acción rápida podría salvarle la vida.

Retira al perro de la zona caliente inmediatamente. Mójalo bien con agua fresca a temperatura ambiente y aumente el movimiento de aire a su alrededor con un ventilador o abanico.
NO UTILICES HIELO O AGUA MUY FRÍA: puede ser contraproducente, ya que un enfriamiento demasiado rápido puede desencadenar otras condiciones que pongan en peligro su vida. Permite el libre acceso al agua, pero no le obligues a beber, podría inhalarla o ahogarse.

Aunque el perro parezca recuperarse, llévalo al veterinario lo antes posible. La deshidratación es sólo una de las complicaciones del golpe de calor que el veterinario deberá atender.

La primera prioridad será bajar la temperatura corporal a un rango seguro, y el animal puede recibir líquidos y oxígeno, debe ser vigilado para detectar un shock, dificultad respiratoria, insuficiencia renal y anomalías cardíacas, y ser tratado en consecuencia.

El veterinario puede tomar muestras de sangre, ya que los problemas de coagulación son una complicación común del golpe de calor. Los perros que han sufrido un golpe de calor una vez aumentan su riesgo de volver a hacerlo, por lo que hay que tomar medidas para prevenirlo.

Si alguno de los órganos, como el corazón, los pulmones, el hígado o los riñones, ha sufrido daños graves durante el golpe de calor, las consecuencias pueden ser irreversibles.

Los perros son, por naturaleza, protectores de sus humanos. Los propietarios responsables deben devolverles el favor protegiéndolas de los peligros del calor excesivo para que puedan disfrutar con seguridad del bienvenido calor de la temporada estival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba