enseñar a un perro a no morder

Cómo enseñarle a un cachorro a no morder

Los cachorros son adorables, pero pueden morder con sus 28 dientecitos preparados para hacerlo aproximadamente a sus 6 semanas de vida. Por ello, es necesario saber cómo enseñarle a un cachorro a no morder.

Hay quien piensa que es algo innato en los perros la inhibición de la mordida y por eso no necesitan ser adiestrados, ya que, la mayoría de los perros debido al contacto con su camada, ya tiene un cierto control. Esto es un grave error que puede tener importantes consecuencias.

Controlar la mordida de tu mascota es muy importante para poder tener una buena convivencia entre el perro y la familia con la que vive. Cuando se logra enseñar al perro a no morder, se evitan daños y consecuencias que esto conlleva, especialmente si en el hogar en el cual vive hay niños.

Cómo enseñarle a un cachorro a no morder

Paso1 inhibición de la mordida:

Hasta el perro más amigable puede morder si se asusta cuando por accidente alguien le pisa la cola. Pero, a pesar de ello a través del juego, los cachorros aprenden poco a poco a controlar la fuerza de sus mordiscos.

Cuando, mientras dos hermanos juegan y uno de ellos muerde al otro, este reacciona enseguida devolviéndole el mordisco o enfandándose y dejando de jugar. Ninguna de las opciones le gusta al que ha mordido, y llega a la conclusión de que si no tiene cuidado tendrá sus consecuencias.

De esta forma entienden enseguida que no tener cuidado tiene consecuencias y que los dientes se deben utilizar delicadamente.

La socialización y el desarrollo natural que el cachorro va adquiriendo en la camada serán la base para lograr la inhibición sana y segura de la mordida. Con frecuencia este adiestramiento natural termina cuando el cachorro llega a su nuevo hogar y sus dueños no continuan adiestrando al cachorro.

Aprender a enseñar a un cachorro o a razas de perros pequeñas es muy importante, ya que en un momento de nervios o estrés pueda llegar a morder sin previo aviso. Todo lo contrario al comportamiento de un perro que ha sido enseñado y aprendido a inhibir la mordida, ya que este adoptará una actitud de defensa.

Paso 2 practicar jugando en casa

Al comienzo del proceso de adiestramiento de un cachorro para enseñar a un cachorro a no morder, desde el comienzo, el cachorro debe interiorizar que los humanos tienen una piel delicada y que no se puede mordisquear. Si tu cachorro te muerde, tienes que dejarle claro cuáles son los límites interrumpiendo el juego con una señal como ¡ay!, en el momento que te clave los diente en la piel o la ropa.

Deja de jugar con él inmediatamente para que lo asocie como consecuencia al mordisco. En la mayoria de los casos con 15 segundos bastará. Pero, si en ese tiempo tu cachorro te vuelve a morder, lo mejor es salir del cuarto durante un minuto.

Repite el ejercicio un máximo de tres veces en 15 minutos y después da por finalizado el juego. Para que la capacidad de concentración del cachorro no se sature.

No debes reñirle ni darle ningún cachete durante el ejercicio, para que no lo interprete como que le estás invitando a jugar con más ímpetu, no olvides que a los perros les encanta el juego entre ellos y con los humanos con los que convive. Por eso, hay que evitar los juegos bruscos en los que se muerda o pellizque.

Después del ejercicio es importante que le des una alternativa, ofreciéndole un juguete para que lo pueda morder. Así comprenderá que los juguetes si los puede morder.

Los retos de adiestrar la inhibición de la mordida

Si hay niños en casa aumenta el desafío, a los cachorros les encanta jugar con ellos, mordisquear su ropa y su piel. Por ello, deja que tu cachorro juegue con ellos, pero siempre bajo tu supervisión.

También debes enseñar al niño a que interrumpa el juego si el cachorro le muerde la piel o la ropa.

Otro de los retos son los perros muy pacíficos, pues para enseñarle a un cachorro a no morder, primero deben morder.

Los cachorros que no muerden cuando juegan no dan opción a enseñarles a no morder.

En estos casos lo único que podemos hacer es provocar al cachorro jugando con snack para que intente atraparlos con la boca.

En cualquiera de los casos se necesita mucha paciencia para poder adiestrar a un cachorro, teniendo siempre presente que el adiestramiento tendrá efecto solo si lo educas de forma consecuente. Si reaccionamos con un ¡ay! al mordisco durante el juego y después seguimos jugando como si no hubiese pasado nada, no se conseguirán resultados a largo plazo.

Los resultados del adiestramiento no se ven de una día para otro, se aprecian poco a poco. Si no se consigue se debe buscar la ayuda de un adiestrador canino profesional.

Ahora ya sabes como enseñar a tu cachorro a no morder, ¡puedes jugar tranquila con él!.

Otra información que puede interesarte :

Cómo proteger a un perro del frío de la nieve

Cómo limpiar a mi perro después de pasear por la calle

Razas de perros grandes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *