Cómo proteger a un perro del frío de la nieve

¿Te gusta disfrutar de la nieve junto a tu mascota? ¡Te dejamos 5 consejos para protegerle del frío durante vuestros paseos de invierno y disfrutad juntos de la nevada!

 

Si vas a dar un paseo con tu perro por la nieve, es muy importante ¡preparar su kit de nieve! con: agua, toalla, abrigo, protectores de almohadillas, etc. Con una buena protección frente al frío evitarás el típico resfriado de invierno o cualquier otro problema de las articulaciones, como por ejemplo, la artrosis.

 

A continuación te indicamos los 5 consejos que debes tener en cuenta antes de salir con tu mascota a la nieve.

Protegerles frente al frío

¿Cuántas veces te has preguntado si tu perro pasará frío en invierno? Es importante tener en cuenta que todas las razas no son iguales, ya que, unas pueden soportar mejor que otras las bajas temperaturas.

Por lo que, en los meses de invierno es importante proteger el pelo y la piel del perro ante el frío, sobre todo si vais a la nieve con un frío extremo. 

 

En climas fríos o temporada de nieve es conviente mantener el pelaje del perro algo más largo que en verano para que actúe de barrera protectora natural, en el caso de ser posible, pues hay perros de pelo corto como los labradores.

 

También se les puede ayudar a conservar su temperatura corporal con un buen abrigo impermeable. Hay que tener en cuenta que hay perros que necesitan una mayor protección como los:

  • Perros de pelo corto

  • Perros frioleros

  • Perros sensibles

  • Perros enfermos

  • Cachorros

  • Perros mayores

Especialmente, los perros de raza pequeña como los yorkshire, los caniches o los perros sin pelo como los chiuahua suelen ser los que más cuidados y prevención necesitan. Por el contrario, otros son los reyes de la nieve como los perros nórdicos que se adaptan mejor a la nieve gracias a su espeso pelaje y con su grasa aislante.

Cómo evitar que se pierdan los perros en la nieve

A los perros les resulta muy difícil olfatear y seguir el rastro de olor con el suelo cubierto de nieve. Por eso, hay que tenerlo controlado y no le pierdas de vista en tus paseos por la nieve. 

 

Aunque lo tengas identificado con microchip es conveniente que siempre lleve puesto su chapa de información con tu teléfono móvil para que puedan localizarte en caso de pérdida.

 

Cuidar sus almohadillas

Lo mismo que nos ocurre a nosotros, la piel de los perros también se reseca por el frío, y más aún la de sus patitas que están en contacto directo con el suelo. Muchas veces se forman grandes grietas dolorosas en sus almohadillas.

Por ello, convenie cuidarlas antes y después del paseo invernal. Para largos paseos sobre la nieve, podemos usar protectores para almohadillas con parafina o cera antideslizante. 

Y tras finalizar el paseo sobre la nieve debemos hidratar y reparar la bases de sus patitas con una crema suave que le calmará de los rasguños y resbalones.

También, debemos saber que la sal que se esparce sobre la nieve también es mala para los perros. Por eso se debe evitar que se lama sus patitas intentad secárselas bien con una toalla, tanto de vez en cuando durante el paseo como al terminar el paseo.

Cómo evitar que un perro se coma la nieve

Cada año mueren muchos perros a causa del envenenamiento por anticongelantes altamente tóxicos. Debido a su contenido de etilen glicol que afecta a la función renal, produciendo reacciones como convulsiones, vómitos, letargo, dolor abdominal, aumento de sed y orina. Por ello, al igual que debemos evitar que se laman las patitas por la sal, también hay que impedir que se coman la propia nieve.

 

Se debe estar muy atentos a esto porque los anticongelantes tienen un olor y sabor agradable que puede atraerles. Pero ¿cómo podemos impedir que se la coman? ¡Muy fácil! Con dos sencillos consejos:

  • Extremando la precaución en las superficies que estén nevadas o congeladas

  • Llevar agua para él. Nunca olvides algo tan esencial como el agua que nos hidrata

Secarles bien al llegar a casa

Aunque le protejas con ropa para perros es posible que tenga la piel y el pelo húmedos. Si ves que tirita o tiene frío, sécale bien su cuerpo y sus almohadillas con una toalla, incluso con secador con aire templado para darle calor al cuerpo.

 

En el caso de que tenga las almohadillas algo agrietadas puedes aplicarle Áloe Vera de manera casera.

 

Es muy posible que con el paseo y el juego en la nieve haya gastado más energía, déjale recargar las pilas con una ración de su comida y agua fresca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *