Cómo salvar la vida a tu mascota: primeros auxilios

Las mascotas pueden tener problemas domésticos o problemas de salud y es muy importante saber cómo hay que reaccionar en el que caso de que esto les ocurra y viva en un lugar apartado lejos de su veterinario, con él que debemos ponernos en contacto por teléfono y explicarle lo que le ocurre al animal, el veterinario nos indicará lo que debemos hacer para reanimar al animal.

A continuación dejamos detalladamente las técnicas de primeros auxilios necesarias para reanimar al animal en caso de accidente para poder salvar su vida.

En la mayoría de los casos las mascotas son un miembro más de la familia por el amor, el cariño y la dedicación que estos aportan y nosotros a ellos, de una forma totalmente desinteresada por ambas partes. Por eso cada vez son más las personas que deciden aprender técnicas de reanimacióny de primeros auxilios para tratar de salvar la vida de sus mascotas. Son procedimientos sencillos y metódicos, que bien empleados pueden llegar a cambiar la situación.

Comprobar el pulso

El primer paso será comprobar las pulsaciones de la mascota, pues en función de los resultados se emplearán unas técnicas u otras. Para saber cuál es el pulso del animal se debe colocar el dedo índice de la mano en una de las siguientes partes del cuerpo de la mascota:

PONER FOTO

Comprobar el pulso es el primer paso que siempre debe hacerse

  • En su pecho
  • En la zona interna de su muslo
  • Debajo de la zona del tobillo

Estas zonas son donde la circulación de la sangre es elevada por lo que en principio, no tiene porqué ser difícil de encontrar las pulsaciones del animal. Además de estas zonas, hay tres indicadores de que la salud del animal no es la correcta y son:

  • Color gris en los los labios o en las encías
  • Las pupilas no responden a los cambios de luz

Si el animal no respira ni tiene pulso

En el caso de que el animal no respire y sea imposible encontrarle el pulso cardiaco, se debe llevar a cabo una maniobra de reanimación cardiopulmonar lo más pronto posible, ya que cada segundo es de vital importancia para salvar la vida del animal. En el caso de que tenga pulsaciones no se debe hacer esta maniobra, ya que, realizar esta maniobra podría tener el efecto contrario y empeorar la situación.

Pasos a seguir

Si notas que tu mascota no respira ni tiene pulso es fundamental que actúes cuanto antes siguiendo los siguientes pasos al pie de la letra:

Sigue estos pasos para ganar tiempo y para que tu mascota se recupere

  • En primer lugar, se debe tumbar al animal sobre su lado derecho, para que la maniobra puede aplicarse en el lado izquierdo directamente sobre la zona del corazón.
  • Después, hay que poner ambas palmas de las manos sobre las costillas del animal, detrás de la zona de su pata delantera.
  • A continuación comenzar con las compresiones, de una forma fluida, con firmeza y la justa fuerza ejercer presión sobre las costillas. Es muy importante no hacer el masaje cardiopulmonar con demasiada fuerza ya que puede llegar a perjudicar la vida del animal.
  • Si el animal tiene un peso inferior a los 15 kilos serán necesarias 5 compresiones, si el animal sobrepasa los 40 kilos, se aumenta hasta 10 compresiones.
  • En cortos periodos de tiempo se debe comprobar de nuevo el pulso de la mascota, si aún no lo ha recuperado, hay que continuar repitiendo la maniobra, si después de un tiempo de 20 minutos la situación no ofrece mejoras, finalizar la maniobra.


Si el animal tiene pulso pero no respira

En el caso de que se haya encontrado el pulso de la mascota pero se observe que esta no respira, no quedará otra opción que introducir aire en las vías respiratorias del animal. Para ello se debe emplear una sencilla maniobra de primeros auxilios. Antes de explicarla conviene dejar claro ciertos aspectos, por un lado si se trata de un animal de pequeño tamaño, la persona que realiza la maniobra debe introducir aire a la mascota por la boca y por la nariz, en el caso de que el animal sea de tamaño grande , solamente se le introducira aire por su nariz.

Si llegados a este punto te das cuenta de que por más aire que introduces por las vías de respiración están bloqueadas ha llegado el momento de llevar a cabo otra maniobra de primeros auxilios: La maniobra de Heimlich.

  • Para realizarla hay que voltear al animal de forma que su espalda quede contra el pecho de la persona que hace la maniobra.
  • Después hay que rodearlo con un brazo por cada lado y entrelazar ambas mano donde se tocan las costillas y el abdomen del animal.
  • Con los brazos, hay que hacer un total de 5 compresiones con fuerza. Se debe continuar repitiendo la maniobra en el caso de que la mascota no respire.

Para terminar, es recomendable comprobar si existe algún objeto que pueda estar obstruyendo sus vías respiratorias y si es el caso consultar con el veterinario quien indicara lo que hay que hacer.

Primeros auxilios para perros

Primeros auxilios para gatos

Otra información que te puede interesar :

Razas de perros grandes

Cómo proteger a un perro del frío de la nieve

Cómo limpiar a mi perro después de pasear por la calle

Deja un comentario