PERRO PUG – CARLINO

Temperamento

Juguetón,travieso,listo,sociable,amoroso,atento
Altura: 30 – 36 cm (macho) , 25 – 30 cm (hembra)
Peso: 6,5 – 8 kg (macho) , 6 – 7 kg (hembra)
Esperanza de vida: 12 – 15 años

Empezó siendo el travieso compañero de los emperadores chinos, y más tarde la mascota de la Casa Real de Orange de Holanda, el pequeño pero sólido Pug es hoy adorado por sus millones de fans en todo el mundo. Los carlinos viven para amar y ser amados a su vez.

Acerca del Carlino

El lema del carlino es la frase en latín “multum in parvo” (mucho en poco), una descripción acertada de esta raza pequeña pero musculosa.
En tres colores: plateado o albaricoque con una máscara facial negra, o completamente negro. La cabeza grande y redonda, los ojos grandes y brillantes y las cejas arrugadas confieren a los carlinos una gama de expresiones como sorpresa, felicidad, curiosidad… que han deleitado a sus propietarios durante siglos. Los carlinos son felices en la ciudad o en el campo, con niños o ancianos, como única mascota o en manada. Disfrutan de su comida, pero hay que tener cuidado de mantenerlos en forma. Se desenvuelven mejor en climas moderados (ni demasiado calor ni demasiado frío), pero con los cuidados adecuados pueden ser adorables en cualquier lugar.

  • Cuidados

Nutrición

El carlino debería estar bien alimentado con una comida para perros de calidad, ya sea fabricada comercialmente o preparada en casa con la supervisión y aprobación de su veterinario. Cualquier dieta debe ser apropiada para la edad del perro (cachorro, adulto o senior). Los carlinos viven para comer y son propensos a la obesidad, así que vigile el consumo de calorías y el nivel de peso de su perro. Los premios pueden ser una ayuda importante para el adiestramiento, pero dar demasiados puede provocar obesidad. Infórmese sobre qué alimentos humanos son seguros para los perros y cuáles no. Consulte a su veterinario si tiene alguna duda sobre el peso o la dieta de su perro. El agua limpia y fresca debe estar disponible en todo momento.

Aseo

El pelaje corto, liso y brillante del carlino requiere un mantenimiento mínimo, pero se desprende. Un cepillado semanal con un cepillo de cerdas medianas, una manopla de goma o un guante para perros le ayudará a eliminar el pelo suelto y a mantener su mejor aspecto. Los carlinos no necesitan ser bañados a menos que se metan en algo particularmente sucio o empiecen a tener ese peculiar olor a perro. Las uñas del carlino deben recortarse regularmente, ya que unas uñas demasiado largas pueden causarle molestias.

Ejercicio

Si se le da la oportunidad, un carlino pasará felizmente gran parte del día acurrucado en el sofá, lo que, combinado con la afición de la raza por comer, hace que la obesidad sea una posibilidad real. Pero también es juguetón, robusto y vivaz, y los propietarios pueden mantener la raza en forma con salidas diarias de ejercicio moderado, como paseos o sesiones de juego. Es fundamental recordar que, al ser una raza de cara corta, los carlinos no toleran el calor y no deberían hacer ejercicios extenuantes cuando hace calor o hay humedad.

Entrenamiento

El Pug ha sido criado para ser un gran compañero de sus propietarios. Tiene un temperamento uniforme y estable, un gran encanto y una disposición extrovertida y cariñosa. Los carlinos viven para complacer a su gente, por lo que generalmente son fáciles de adiestrar. Sus sentimientos se hieren con facilidad, por lo que nunca deben utilizarse métodos de adiestramiento severos o regañarles bruscamente. Un carlino quiere estar con su familia y se sentirá infeliz si se le deja regularmente solo durante largos periodos de tiempo. Se recomienda una socialización temprana.

Salud

Los ojos oscuros y atractivos del Pug son uno de sus principales atractivos, pero también uno de sus puntos vulnerables. Se sabe que hay problemas oculares, como úlceras en la córnea y ojo seco. Como todas las razas de cara plana, los carlinos a veces tienen problemas respiratorios y no les va bien el clima soleado, caluroso o húmedo.

Pruebas de salud recomendadas por el Club Nacional de la Raza:
.Evaluación de la cadera
.Evaluación de la rótula
.Evaluación oftalmológica

Historia

El Pug, a menudo llamado perro carlino, es una raza antigua que se remonta a unos 2.000 años. Los emperadores de la antigua China tenían preferencia por los perros pequeños y de cara plana: el Pekinés, el Shih Tzu y el Pug se desarrollaron como refinadas mascotas del emperador, su familia y los miembros de la corte imperial. Al igual que muchas de las razas preferidas por los potentados del Lejano Oriente en la antigüedad, los carlinos eran un tesoro muy preciado que los forasteros sólo podían adquirir como regalo.

La carrera del carlino como ciudadano del mundo comenzó en algún momento del siglo XVI, cuando los comerciantes holandeses regresaron a Europa con ejemplares de la raza. La leyenda cuenta que el carlino se convirtió en la mascota de la Casa Real holandesa de Orange cuando un carlino salvó la vida del Príncipe de Orange al ladrar para avisar al príncipe de un ataque a su campamento por parte de las tropas españolas. Cuando Guillermo y María de Orange llegaron a Inglaterra para asumir la monarquía, sus carlinos les acompañaron e iniciaron la moda de la raza entre los británicos.

La fascinación mundial por los Pugs puede medirse por la cantidad de nombres que ha tenido la raza en distintas épocas y lugares: Lo-sze (China), Mopsi (Finlandia), Doguillo (España) son sólo algunos. Entre los holandeses, todavía estrechamente relacionados con los Pugs, se les conoce como Mophonds.

Hay muchas teorías sobre el origen del nombre Pug. Una de ellas sugiere que Pug se basa en la palabra latina “pugnus”, que significa “puño”; la idea es que la cara del perro se asemeja a un puño cerrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *